Qué recuerdos!: La pandilla Basura

Hace un par de semanas, me dio por ordenar un poco, y esas cosas, se sabe como empiezan, pero nunca cuál va a ser el resultado final. En esta ocasión me encontré mis antiguas colecciones de cromos, cartas y demás tonterías, entre las cuales había una especialmente bien guardada: Mi colección de cromos de La Pandilla Basura.

No muchos se acordarán de ello, y aún menos habrán visto aquella película tan mala que hicieron con los personajes,... pero todo ello forma parte de una infancia a la que le gustaba los chistes de caca, culo, pedo y pis. Son chistes malos, guarros y muchas veces de mal gusto, pero reflejan mala leche a raudales, de manera que uno puede intentar imaginarse los motivos por los que en algunos sitios prohibieron la venta de esos cromos (para desgracia de aquellos tiernos infantes que tan solo querían ver como le explotaba el culo a un personaje). No tengo todos los cromos, y por lo que he visto por la red, tampoco soy el único, pero tengo un buen número de ellos con un elastico alrededor.

Así que he tomado una decisión: voy a poner de vez en cuando imágenes de estos preciosos bichos, para los que gusten.

De momento, una selección de bichos patrios:

Image Hosted by ImageShack.us
una niña jugando

Image Hosted by ImageShack.us
otro ayudando a su papa.

Image Hosted by ImageShack.us
o en el dentista

Image Hosted by ImageShack.us
y mi preferido, el niño sonriente.

3 comments:

chaos is my life said...

ohhh que mítica la pandilla basura!!! yo tenía la peli grabada pero la cinta murió :(

No llegé a terminar la colección ni de coña pero tenía unos cuantos cromos... que buenos eran!

Coraccio said...

Diossss! Qué alegría volver a toparme con estas imágenes!!. Me encantaba la Pandilla Basura, no conozco caso más responsable de mi personalidad extrema que esa colección de Cromos!. POr cierto, creo que fuí el único de la galaxia al que introdujo su madre en la colección, trajéndome un día, y sin venir a cuento cromos desde Madrid (ya que por acá no habían llegado aún). Qué cosas

celtas said...

Pues yo no recuerdo ni cómo ni cuando me compré los cromos que tengo,... pero lo cierto es que desde hace unos años, cuando los volví a encontrar, los guardo como oro en paño!!