Libreria en cierres

Hoy no estoy para noticias curiosas o fotos bonitas: Cada vez que veo una libreria cerrar, creo que hay algún resorte que esta equivocado en este mundo. No es que sea una rata de biblioteca ni que viva para o por los libros, pero de unos años a esta parte, he podido disfrutar de momentos muy agradables en algunas de las librerias de Zaragoza. Se puede destacar la librería Antigona, junto al Campus, donde se pueden encontrar pequeñas rarezas -tal vez dedicadas a la Facultad de Artes- que resultan pequeños tesoros en las manos de uno. Cerca de esta, y hasta hace poco tiempo de luto, la llamada de los Hermanos Vidal, una libreria de viejo que gustaba nada más entrar, con su caos perfectamente orquestado para resultar lo justamente desordenado que una persona puede comprender.

Image Hosted by ImageShack.us

Tras años de "competencia" a la Libreria General, y en pleno Paseo Independencia, cierra la Librería Lepanto. Desconozco si es por la terminación de algun plazo marcado en contrato de renta antigua, por mera jubilación de sus gerentes, o simplemente un paulatino cansancio económico que ha hecho inviable el negocio. No lo se. Tan solo os digo que he pasado y oteado su escaparate miles de veces, como si viera un oasis tras el cristal, donde se encontraran las joyas más brillantes que pueden existir. Lo cierto es que he bajado pocas ocasiones sus escaleras, y comprar, pues alguna cosa de vez en cuando, como en las demás...

Image Hosted by ImageShack.us

Image Hosted by ImageShack.us

El otro día, vete tu a saber por qué, pasé por delante de su escaparate, y dos letrenos verdes me dieron en todos los morros. Joder. Es como si parte de mi infancia echara el cierre. Como si cerraran todos los puestos de castañas del centro, poco a poco han ido cerrando o cambiando de manos y ambiente la mayoría de los iconos de los 80-90. El Calamar Bravo parece que será el siguiente. Creo que esta semana cenaré de bocata.

7 comments:

Baturroid said...

Deplorable.

Se va una buena librería, seguro que para ser substiuida por:

a) Un Starbucks.
b) Una tienda de Alejandro Moda.
c) Un Starbucks.

o

d) Un Starbucks.

Mierda de ciudad...

celtas said...

O no te olvides de la otra: Una inmobiliaria.

elrincondetaula said...

Seguro lo de la inmobiliaria, se estan haciendo con la ciudad. Otra posibilidad es un banco, pero el local no parece idoneo. Aparte en esa zona los alquileres tienen que estar por las nubes, este de la librería sería de renta antigua.
Saludos.

celtas said...

XDDD sabias que yo curro en una inmobiliaria? XDDD tan cierto como que estoy escribiendo esto desde el ordenador de la misma!

elrincondetaula said...

¡Menuda manera de vender pisos! ¡Haragán!! Como te pille el jefe....

Pues la verdad, no lo sabia, pero ahora proliferan. El otro día me encontré con un antiguo compañero de clase que cerró su estudio de diseñador gráfico y ahora también trabaja en una inmobiliaria. Pedro!!! No serás tú.

Kore said...

Lo hemos preguntao a la chica que está allí (bueno lo de "chica" es muy relativo, porque tiene sus añicos..) y nos ha dicho que el dueño viejo ha fallecido. Los hijos no quieren quedarse con el negocio y por eso lo dejan.
Además, la pela es la pela y ese local debe costar en pleno Paseo Independencia un pico y medio, así que los hijos SUPONGO que le moverá la pasta más que a otra cosa.
Pero eso supongo yo, no se.
Qué triste, la verdad! Tenía cosas muy curiosas.

celtas said...

Pedro? (que ganas me han entrado de decirte que si, solo para confundirte...). No, no me llamo Pedro, sino Andrés.

Sobre lo del local,... puees en un par de meses sabremos si está en venta o alquiler. De todos modos, no se ha oido nada sobre un local en venta en Independencia (y eso habría sido lo normal), así que me supongo que será en alquiler y que si el abuelo murió, el contrato debe terminar.