Descubrimientos de un turista en Lisboa


Hace unos días que Julia y yo hemos vuelto de un viaje por Lisboa y alrededores, que ha estado bastante bien, aunque hayamos pasado mucho calor, nos hayan clavado en algunos sitios, y en general hayan sido pocos días para lo que el lugar ofrece. En general, ya conocía la ciudad, pero tras casi diez años, he podido obtener una serie de nuevas conclusiones que antes no habia racionalizado mucho. Alla van:

-Los Portugueses nos odian: Es asi de sencillo, los españoles siempre hemos mirado por encima del hombro a nuestros "hermanos" portugueses (hermanos pequeños y feos, a lo sumo), y eso ellos lo saben. Les parecemos arrogantes y creidos, y para colmo las ciudades se encuentran plagadas de empresas españolas (Inditex ha invadido las mejores calles de la ciudad, el Santander tres cuartos de lo mismo, tienen centros comerciales del grupo Hipercor,...). Sencillamente, hay que darles la razon. Les estamos invadiendo silenciosamente.

-El que diseño el trazado de las Calles de Lisboa es un degenerado sin corazon: Vale, uno es turista, y posiblemente no conozca los atajos para evitar cansarse mucho, pero el caso es que todas las calles son de subida! la madre que los pario!

-Los tranvias no son una buena solución para el trafico: Que carajo, alli no hay solución para el trafico! Se suele decir que los italianos conducen bien (sin seguir las normas, pero muy bien porque no se chocan entre si). Pues yo diria que en Lisboa se conduce mal,... o como les sale de los huevos. No es ni medio razonable ponerse a 110 en ciudad, cuando eres un taxista y llevas a unos pobres turistas que no te han dicho que tengan prisa alguna. Por cierto, que alli los taxis no son muy caros.

-Se puede entender el idioma portugues,... si el que te habla quiere que le entiendas. Vamos, que eso de que los dos idiomas son iguales es una milonga. No te enteras de la mitad, y la otra mitad la entiendes una vez que te repiten. A veces es mas facil leerlo que escucharlo.

-Los pasteles de Belen estan muy ricos. No hay discusion en eso.

-Si te paseas por la calle más centrica de Lisboa, y te para un desconocido, será para ofrecerte droga.

En general, nos lo hemos pasado bien, pero la pena ha sido que hiciera tanto calor. A ver si me animo y subo las fotos, que ya huele.

1 comments:

Jorge Orte Tudela said...

No es que los miremos por encima del hombre, es que están ahí jodiendo el dibujo del mapa. Hay que invadirlos pero ya, la situación actual es como hacer un puzle en el que te falta la última pieza, y eso es simple y llanamente intolerable.

He dicho.

Yo me piro en agosto a Aragón del Norte, digo... gabacholandia, Midi-Pyrinées y Languedoc-Rousillon.

Toulouse y Carcasonne como bases de operaciones y desde ahí pochocientos pueblos y castillos. Románico y cátaros a go go, vamos.