La blubluja de los pisos

Puede que en alguna ocasión lo haya mencionado: trabajo en una oficina que entre otras cosas, vende pisos. Por eso, y porque más de la mitad de mi vida consciente la paso pensando sobre ello, creo que puedo y debo hacer un pequeño examen sobre cómo va el tema, y si los precios van a mover ficha o no.

Desde que abrimos la oficina, nos llueven los comentarios sobre la situación del mercado. Ya en el 2003 nos decían "Buf! abrís cuando viene la bajada, teníais que haber estado en 1999/2000 que ahi se vendía todo. Eso me lo dijo una señora que luego traspasó su oficina para una agencia de viajes. Puede que fue entonces cuando me empecé a dar cuenta de las grandes mentiras que rodean el mundillo inmobiliario. Grandes mentiras que son creidas por el noventa por ciento de las personas,... pero mentiras.

La vivienda tiene sus fluctuaciones de compra/venta y aunque la costumbre nacional ha sido la de invertir y ganar dinero con el ladrillo, es razonable que la masificación de esta práctica la haya llevado a su fin. Es decir, que un mercado que se basa en una mágica y espectacular subida sobre subida no se puede sustentar, ni aqui ni en ningun mundo racional, por mucha gente que lo sustente.

El caso es que cuando uno abre una oficina donde se venden pisos, tiene un poco sensación de culpabilidad. Las comisiones que cobramos son del 2/3 % por operación, lo que supone que es bastante dinero por un servicio que inicialmente no se tiene muy claro. Ahora valoro mucho más mi trabajo, porque sé lo que cuesta, y porque creo que hacemos una labor de la que se aprovechan tanto comprador como vendedor.


Bueno, a lo que iba. La situación actual es bastante peculiar, todos somos conscientes de la existencia de un sobreprecio en la vivienda (ya es común hablar de un 30 %), y por lo tanto se tiene un tanto de miedo a la posibilidad de que dicha Burbuja pueda hacer caer al mercado. Lo cierto es que las ventas, desde la vuelta del verano pasado han ido bajando, hasta llegar a esta situación en la que todos sabemos que tiene que suceder algo, pero nadie nos aventuramos a decir el qué.

Nosotros, de momento, estamos haciendo más alquileres,... traspasos... y un poco de todo. Los inversores han desaparecido un poco del mapa (me refiero al inversor pequeño, al de andar por casa), y por venderse, no se vende nada, o casi nada (por lo menos eso comentamos todos los inmobiliarios cuando nos juntamos). Vamos, el caso es que de momento se puede sobrevivir porque en su día ya diversificamos hacia otras materias relacionadas, pero no está la cosa como para tirar cohetes.

Cuanto durará? no lo sé, supongo que hasta final de año no habrá cambios. Tiene solución? Hombre, lo que no van a dejar es que las subidas de los tipos de interes echen a la gente a las calles. Hay grandes intereses económicos en la construcción que harán todo lo posible porque esto siga adelante. Va a ir a peor? Yo creo que si, que en el momento en el que la construcción baje (la entrada en vigor de los CTE puede ser otro de los motivos) el paro subirá y muchos de los trabajadores se verán en una situación problemática. Si tenemos en cuenta que la mayoría de las personas que trabajan en la construcción son inmigrantes, será necesario integrar al mundo laboral a muchas personas que no tienen a familiares que puedan ayudarles economicamente a salir del paso, y eso puede provocar situaciones muy comprometidas a estas personas.

Ala, y ahora que os he metido el miedo en el cuerpo, me voy de puente!

6 comments:

Amphetamine said...

¿como has hecho para personalizar el título?

Anonymous said...

"Hombre, lo que no van a dejar es que las subidas de los tipos de interes echen a la gente a las calles."

Le recuerdo que los tipos de interés los fija el Banco Central Europeo y para TODA Europa, en la que España pinta menos de la décima parte.

¿Me podría explicar quién no va a dejar que las subidas de tipos echen a a gente a las calles y cómo?

celtas said...

hombre, no quiero decir que el Estado pueda "evitar las subidas de los tipos", sino que buscarian una solución a las mismas, como creditos blandos o ayudas de urgencia para los más necesitados (a día de hoy ya se hace con los alquileres, por lo menos en Zaragoza)

Pedro said...

Las 8 claves de la felicidad

McFioso said...

Eso de la culpa se arregla rápido.
¿Tu qué aportas a la venta de cada piso?
Me explico: ¿llevas indiscriminadamente a la gente a ver cualquier cosa o por el contrario tratas de averiguar qué buscan (de verdad, no lo que te están diciendo), y qué les iría bien dentro de lo que tienes en cartera?.

Si no aportas nada, te dejo que te sientas culpable :-D pero no creo que sea tu caso.

celtas said...

No hombre, la cosa no funciona asi. Cuando uno llega a la oficina busco en lo que tengo en cartera, y si no lo tengo, ahi comienza la busqueda de cara al cliente. Dentro de las posibilidades, se busca una vivienda para "ese" cliente, aunque realmente lo que haces es buscarla para todos los clientes, porque el perfil de busqueda es bastante similar para casi todos.

Sobre lo de la culpa... como digo en el post, si que pienso que aporto a la operación un valor añadido, y trato de hacerlo valer.